Blogia
Diario Reflexivo

OTRA PUERTA QUE SE CIERRA

"Une page que on tourna" son las palabras que me dijeron Marineta y Simone, el día que cerramos la casa donde había vivido su madre y que hubo de cerrar a raíz de su  muerte, ocurrida el día 22 de Diciembre.

Lo que yo no sabía es que a los pocos días yo iba a pasar otra página: LA MUERTE DE MI PADRE.

Mi padre murió el 5 de Enero.

Estaba bien, era una persona fuerte, a sus 92 años, resistió dos operaciones: una el 24 de Diciembre y la segunda el 29 del mismo mes, pero su instestino no volvió a funcionar y al final falleció.

Todas las muertes son tristes, independientemente de la edad que tenga la persona, pero si éstas son muy mayores se asumen de forma diferente.

Desde estas líneas quiero hacer un pequeño homenaje a la memoria de mi padre, realizando una pequeña biografía de su vida, bografía que iré modificando según me vengan recuerdos a la memoria.

Nació en Fuentes de la Alcarria y siendo muy niño murió su madre. Su padre se volvió a casar, pero las relaciones familiares con la segunda mujer no fueron demasiado buenas y cuando su padre falleció, ella volvió a su pueblo.

Su padre y sus tíos, acompañados de sus hijos "emigraron" a Iriépal, donde compraron una gran casa para los tres hermanos y sus respectivas familias y tierras. Por causas que yo desconozco mi padre volvió muy pocas veces a su pueblo, a pesar de mantener buenas relaciones con los tios que se quedaron en el pueblo y con todos sus primos.

Era el segundo de cuatro hermanos, pero el único varón, por lo que cuando estaba realizando el servicio militar en Zaragoza, murió su padre fué liberado de éste, al pasar a ser el cabeza de familia.

Sus hermanas fallecieron todas antes que él:

Escolástica, la pequeña, cuando tenía 22 años, Basilisa, la mayor, en 1981 y Angelita en 2006.

En Iriépal transcurrió su juventud y conoció a mi madre con la que se casó el 24 de Octubre de 1946.

De su unión nacimos sus seis hijos: Javier, Rodolfo, Loli, Carmen, Tere y Jero.

La vida de mis padres no fue fácil: Tuvieron que trabajar duro para sacarnos adelante y para darnos estudios a todos.

Hoy en día casi todo el mundo tiene oportunidades para estudiar, pero en aquellos años, solamente podía hacerlo quien tuviese recursos económicos.

Mis padres no tenían dichos recursos, pero solicitando becas y a base de privaciones por su parte, consiguieron que estudiásemos todos y sacásemos nuestros títulos correspondientes.

A mi padre le encantaban las Mateméticas y él fue mi primer maestro en dicha materia, y además tanto yo como uno de mis hijos hemos heredado dicha aficción.

Mi padre trabajó durante toda su vida en el campo: fue agricultor.

A mediados de los sesenta varios agricultores del pueblo se unieron y formaron una Cooperativa Agrícola, que a fecha de hoy sigue funcionando.

En muchos aspectos mi padre fue un adelantado a su época y fue de los primeros del pueblo en adquirir aquellos aparatos que facilitaban las tareas del campo o de la casa: tractores, cosechadoras, cocina de butano, lavadora a rodillo, coche, etc.

Su vida transcurrió felizmente al lado de mi madre y juntos celebraron sus bodas de oro, acompañados por sus hijos, nueras, yernos y nietos.

A partir de la muerte de mi madre comenzó un deterioro propio de la edad y necesitaba una persona a su lado para que le ayudase a seguir una vida con normalidad. De esta tarea nos hemos ocupado sus hijas, pero en particular mi hermana Tere, que se trasladó a vivir con él.

Durante el día, iba al centro de día: primero a "Los Olmos", donde estuvo durante un año y segundo a "La Merced", donde estuvo unos dos años.

En ambos estuvo bien atendido, pero quiero aprovechar estas líneas para agradecer a todo el personal de "La Merced" : conductores, auxialiares, enfermeras, médicos, etc. el trato que dispensaron a mi padre.

A todos MUCHAS GRACIAS

Debido a un glaucoma perdió la vista en un porcentaje muy alto y aunque a veces te sorprendía, sus últimos  años fue prácticamente ciego.

Su memoria fue deteriorándose y pasamos por diferente etapas, durante las que daba mas o menos trabajo, pero aunque conocía a todas sus hijas, para él la más importante era su Tere. Su nombre estaba constantemente en su boca y a los únicos nietos que recordaba y conocía era a sus hijos: Rodrigo e Irenita, como la llamaba él.

Le gustaban las pequeñas rimas y nosotros se las empezábamos para que él las terminase y de paso que realizase un ejercicio de memoria.

"En la plaza de Linares

cuando mas brillaba el sol,

el toro Islero, señores

a Manolete mató"

 

Valdenoches correcoches, lugar de cuatro vecinos,

el cura guarda las vacas y el sacristán los cochinos.

 

Cabanillas del campo tiene tres torres,

por eso le llaman engañapobres.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres